La famosa casa de modas italiana comandada por Giorgio Armani, ha hecho un gran anuncio que impactó no sólo a la industria, sino también a los grupo animalistas: ya no habrá más colecciones con pieles de animales.

La firma se comprometió a no incluir pieles a partir de la próxima temporada de otoño/invierno 2016. Esta decisión ha sido adoptada tras mantener diversas reuniones de trabajo con la coalición internacional Fur Free Alliance, que agrupa a más de 40 organizaciones de todo el mundo que trabajan conjuntamente para acabar con el comercio de pieles de animales, según detalla el medio El País.

AFP PHOTO / GIUSEPPE CACACE AFP PHOTO / GIUSEPPE CACACE

Según detalla en un comunicado, Armani ha decidido hacer este gran cambio debido a que las actuales tecnologías han desarrollado texturas alternativas a la piel, además de considerar que la industria es cruel con zorros, chinchillas, conejos, entre otras especies que son utilizadas en la moda:

Me siento encantado de poder anunciar que el Grupo Armani ha firmado el compromiso de acabar con el uso de pieles en sus colecciones. El progreso tecnológico de los últimos años nos permite tener a nuestra disposición alternativas válidas que hacen innecesario y cruel utilizar animales. Siguiendo con el positivo proceso emprendido hace años, mi empresa da ahora un importante paso más hacia adelante para reflejar nuestra atención sobre los aspectos esenciales de la protección y el cuidado del medio ambiente y de los animales.

Fin del maltrato animal en la moda

Twitter @marieclaireau Twitter @marieclaireau

La decisión de Giorgio Armani ha sido elogiada por las organizaciones que luchan por detener el maltrato animal en la industria de la moda, incluyendo Humane Society International, cuyo director ejecutivo en Reino Unido lo ha descrito como “el mensaje más potente probablemente en ensalzar que matar animales por su piel no está de moda“.

La política de no usar pieles se suma al compromiso de otras grandes marcas que también lo han hecho como Hugo Boss, Tommy Hilfiger, Calvin Klein o Stella McCartney, y reconoce la preocupación ética ante este tema por parte de toda una nueva generación de consumidores de moda que exige más compromiso con el cuidado medioambiental y a la biodiversidad.

Fuente