La piel que protege los codos y los talones es un poco más gruesa que la de otras partes del cuerpo y, por desgracia, son las áreas que tienden a resecarse más debido a la escasez de glándulas sebáceas.

En algunos casos basta con aplicarles una crema hidratante para quitar ese antiestético aspecto blanquecino tan propio de la resequedad.

No obstante, la mayor parte de las veces se les resta importancia y desarrollan descamación, durezas y otras imperfecciones que son más difíciles de solucionar.

Por fortuna, hay una amplia variedad de productos naturales que contribuyen a reparar su piel para devolverles un aspecto suave y saludable.

En esta ocasión queremos compartir algunos de los mejores para que los pruebes desde la comodidad de tu casa.

¿Quieres conocerlos?

Cebolla y sal

Las propiedades suavizantes de la cebolla combinadas con el poder exfoliante de sal facilitan la eliminación de la piel muerta en los talones y codos para evitar las durezas y las manchas.

Ingredientes

  • ½ cebolla
  • 1 cucharadita de sal (5 g)

¿Qué debes hacer?

  • Corta media cebolla, aplícale sal y frótala sobre las áreas afectadas.
  • Deja que el jugo actúe durante 10 minutos y enjuaga.
  • Repite su aplicación tres veces a la semana.

Miel y canela

Aunque la mezcla de miel y canela es un remedio tradicional para fortalecer el sistema inmunitario, de forma externa se puede utilizar para hidratar y suavizar las áreas secas de la piel.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de canela en polvo (5 g)
  • 2 cucharadas de miel de abejas (50 g)

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla la canela en polvo con la miel de abejas y forma una pasta espesa.
  • Frótala sobre los talones y los codos hasta cubrirlos por completo.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Úsalo tres veces a la semana.

Yogur y avena

Harina de avena

El exfoliante natural de yogur con avena reduce el aspecto de la piel seca y remueve las células muertas que van causando durezas.

Sus cualidades hidratantes dejan la piel con un aspecto brillante y evitan problemas como el agrietamiento y las infecciones.

Ingredientes

  • ½ taza de yogur natural (120 g)
  • 2 cucharadas de copos de avena (20 g)

¿Qué debes hacer?

  • Agrega los copos de avena en media taza de yogur natural y mézclalos hasta obtener una pasta cremosa.
  • Aplica el producto con suaves masajes circulares y déjalo actuar 15 minutos.
  • Enjuaga y repite el procedimiento dos veces a la semana.

Aguacate y aceite de coco

Los ácidos grasos de esta mascarilla son excelentes compuestos para rehidratar y suavizar la piel de las áreas resecas del cuerpo.

Su aplicación sobre los talones y los codos disminuye la rigidez y deja un aspecto renovado y brillante.

Ingredientes

  • ½ aguacate maduro
  • 1 cucharada de aceite de coco (15 g)

¿Qué debes hacer?

  • Tritura la pulpa de medio aguacate maduro y combínala con la cucharada de aceite de coco.
  • Frota la mascarilla sobre las áreas deseadas y déjala actuar 20 minutos.
  • Enjuaga con agua templada y repite su aplicación cada dos días.

Limón y aceite de oliva

aceite de oliva y limón

Un sencillo hidratante de limón con aceite de oliva mantiene la piel humectada, libre de infecciones y con un aspecto saludable.

Úsala para combatir los callos, el exceso de sequedad y la acumulación de piel muerta.

Ingredientes

  • El jugo de ½ limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)

¿Qué debes hacer?

  • Exprime el jugo de limón y combínalo con dos cucharadas de aceite de oliva.
  • Limpia las áreas que quieres tratar y aplícales el producto.
  • Déjalo absorber durante 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso dos veces a la semana.
  • Evita utilizarlo durante el día porque su posterior exposición al sol puede ocasionar manchas.

Manteca de cacao y posos de café

Una crema casera de manteca de cacao y posos de café nos sirve para exfoliar y suavizar las partes rígidas de los codos, las rodillas y los talones.

Contiene vitamina E, ácidos grasos esenciales y poderosos antioxidantes que protegen frente al daño oxidativo y el envejecimiento prematuro.

Ingredientes

  • ½ de taza de manteca de cacao (100 g)
  • 1 cucharadita de posos de café (5 g)
  • 1 cucharadita de glicerina (5 g)
  • 1 frasco de vidrio hermético

¿Qué debes hacer?

  • Pon la manteca de cacao al baño María y, cuando esté fundida, agrega los posos de café.
  • Remueve con una cuchara de madera y agrega la glicerina.
  • Retira el producto del fuego, déjalo reposar y envásalo en un frasco de vidrio.
  • Espera hasta que se solidifique y tápalo.
  • Limpia bien los talones y codos, aplícales la crema y haz suaves masajes circulares.
  • Déjala actuar 30 minutos y retira los excesos con un paño húmedo.
  • Úsala por lo menos tres veces a la semana.

Como acabas de notar, preparar recetas para el cuidado de los talones y los codos no es una tarea complicada ni costosa.

Haz el tratamiento que más te llame la atención y bríndale más cuidados a estas zonas olvidadas.


Fuente