Esa etiqueta contiene el código PLU (Price Lookup, por sus siglas en inglés) y se ha utilizado en los supermercados desde 1990. El objetivo es facilitar el control del inventario de los productos frescos y sin procesar; frutas, verduras, hierbas y frutos secos. Por ejemplo, sirve para distinguir entre una manzana Fuji cultivada de forma tradicional de una manzana Fuji de cultivo orgánico, y de esa forma definir su precio.

La Federación Internacional para los Estándares de Productos (IFPS) es la encargada de asignar los códigos PLU. Se trata de códigos con cuatro o cinco dígitos para identificar a los productos frescos basándose en atributos que incluyen el tipo de mercancía, la variedad, la metodología de cultivo y el tamaño. Los últimos cuatro dígitos se encuentran dentro del rango 3000-4000, y son asignados completamente al azar. Actualmente solamente existen tres prefijos, que funcionan como el quinto dígito.

El “0” al inicio, aplica para todos los productos, frutas o verduras, cultivados de forma tradicional; utilizando pesticidas. Generalmente el “0” no aparece en la etiqueta (el cero a la izquierda no vale) Por ejemplo, todos los plátanos tienen el código #4011.

Cuando aparece un “8”, se trata de un producto genéticamente modificado. Siguiendo con el mismo ejemplo, un plátano genéticamente modificado tendría la siguiente etiqueta #84011.

Un “9” es un producto cultivado de forma orgánica y no es genéticamente modificado. Un plátano orgánico tendría la siguiente etiqueta #94011.

El código PLU también identifica las diferentes variedades de un producto. De esa forma hay códigos para productos que no tienen sub-divisiones, como un membrillo. Se utilizan códigos para distinguir un producto en sus varias subdivisiones como el color, la variedad o alguna otra característica. Y otros códigos para distinguir entre los diferentes tamaños. Cuando se extendió el uso de los códigos PLU fuera de Estados Unidos, se decidió reservar códigos para productos cultivados en regiones especificas, algo parecido a la denominación de origen.

Por ejemplo, una manzana Granny Smith puede presentar el código #4139 siempre y cuando tenga un peso menor a 205 gramos, si su peso es mayor a esa cantidad entonces el código de su etiqueta será #4017. Pero si una manzana Granny Smith tiene un peso menor a 205 gramos y además fue cultivada en la región oriental o central de Norteamérica, entonces el código cambia a #4138. Si la manzana fue cultivada en la región oriental o central de Norteamérica y pesa más de 205 gramos entonces su código será #4018. Y si la variedad de la manzana Granny Smith es de color rojo, entonces el código debe de ser #3071.

El uso de los códigos PLU es completamente opcional y no está regulado por ninguna agencia gubernamental. Así que muchos productores de frutas y verduras no se los ponen. Tenemos que recordar que los códigos PLU fueron desarrollados para ayudar a los supermercados a establecer categorías y precios, no para dar información a los consumidores finales.

Muchos productores de verduras y frutas genéticamente modificados, saben que probablemente los consumidores no escogerían su producto sabiendo que tiene una modificación genética, así que simplemente no lo etiquetan con el código PLU.

Si quieres comprar exclusivamente productos orgánicos, la recomendación es que mejor te guíes por la etiqueta que dice “orgánico”. Para obtener esa etiqueta, el productor tuvo que certificarse y constatar que no utilizo pesticidas y que sus productos no están genéticamente modificados.

Lo interesante seria utilizar la misma idea de los códigos PLU para que los consumidores podamos identificar los productos frescos que compramos, desde el lugar donde fueron cultivados hasta las características específicas de cada uno. Si quieres conocer más a fondo cada código, lo puedes hacer directamente en la página de los códigos PLU.

 


Fuente Original