Las espinacas son unas plantas que por sus características particulares se prestan muy bien al cultivo en maceta, tanto en interior como en exterior. Podemos cultivarlas, junto a nuestras hierbas aromáticas, en el alféizar de la ventana de nuestra cocina. Aprende a cultivar espinacas en maceta y las tendrás siempre a mano y listas para usar en tus platos y ensaladas preferidos.

Siembra las semillas directamente en las macetas elegidas, no las entierres muy profundamente, con 1 cm o poco más de tierra que las cubra es suficiente. Entre 5 y 14 días tras la siembra comenzarán a germinar las semillas. Si de todos modos usas semillero espera a que cada plántula tenga 2-3 hojas verdaderas para transplantarlas. La maceta que necesitas para el cultivo de las espinacas debe tener una profundidad de 15-20 cm. Es conveniente dejar un espacio entre las semillas o plántulas de entre 5 y 15 cm, según las vayamos a recolectar tiernas o ya bien crecidas.

aprende-a-cultivar-espinacas-en-maceta-02

Puedes cultivar espinacas en casa durante todo el año, en otoño-invierno tendrás que buscar una localización soleada y el resto del año en un lugar donde tengan sombra por la tarde. En climas cálidos incluso es conveniente cultivarlas prácticamente a la sombra. El suelo ideal para el cultivo de las espinacas debe ser suelto, neutro y con algo de arcilla para que retenga bien la humedad. Aunque debe estar bien drenado para evitar problemas de encharcamiento que no harán más que facilitar la aparición de enfermedades fúngicas y podredumbre.

aprende-a-cultivar-espinacas-en-maceta-03

Cuando las reguemos evitaremos mojar las hojas y procuraremos empapar bien el suelo. El suelo debe mantener un grado de humedad constante. En cuanto a los nutrientes que necesitan son los ricos en nitrógeno al tratarse de una verdura de hoja. La forma más saludable de fertilizar es añadir estiércol curado o compost al sustrato de partida. Se suele acolchar el suelo en el que están plantadas las espinacas para regular la evaporación del agua. El principal enemigo de las espinacas suelen ser los caracoles y babosas que pueden comer una buena cantidad de hoja en muy poco tiempo. Las espinacas estarán listas para la recolección a los 37-50 días de la germinación dependiendo de las condiciones de cultivo y la variedad. Normalmente se cosechan cuando tienen 5-6 hojas bien formadas y un tamaño de 7,5-10 cm aunque también se pueden cortar las hojas con tijeras cuando son más tiernas para usar en ensaladas.


Fuente