Por Lic. Nurih Gonzalez Caballero

Si su alimentación es saludable, la comida basura puede disfrutarse como un pequeño antojo. En la punta de la pirámide alimentaria hay un grupo de alimentos que se recomienda comer con moderación. Estos incluyen galletas, dulces, pasteles, fruta enlatada con almíbar espeso, refrescos, patatas fritas y aderezos, es decir, productos que a veces se clasifican como comida basura. La razón para limitar su inclusión en la alimentación es que aunque aportan calorías, son deficientes en valor nutritivo o tienen muchos ingredientes nocivos, como grasas saturadas, ácidos grasos trans y sal, que se relacionan con un mayor riesgo de contraer enfermedades.

LO QUE NECESITA EL ORGANISMO es seguir una dieta saludable, elegir alimentos que aporten los nutrientes necesarios para el organismo, además de suficientes calorías para realizar las actividades  diarias. Esto no significa  que deba olvidarse para siempre de los antojos deliciosos (pero nocivos), sino que debe consumirlos con menos frecuencia. Cada grupo alimentario incluye productos saludables y menos saludables. Escoja los que estén elaborados con cereales integrales  y no las variedades  refinadas, elija fuentes de proteína con poca grasa o sin ella(pollo, pescado o legumbres) en lugar de carnes con mucha grasa saturada, y prefiera los productos lácteos  desnatados o sin grasa. Si toda su alimentación es saludable, de vez en cuando puede permitirse algo de comida basura.

POR QUE NOS GUSTA? Algunos investigadores han demostrado que la popularidad de la comida basura se debe a su disponibilidad, al bombardeo publicitario y a que los consumidores la encuentran muy sabrosa. Los seres humanos nacemos con un gusto por lo dulce y lo grasoso, por eso se les añade azúcar y grasa a los alimentos procesados. Ante la creciente preocupación por la salud durante los últimos años, se han reformulado algunos alimentos para disminuir su contenido de grasa. Pero algunos helados y galletas con poca grasa tienen más azúcar, a fin  de aumentar el gusto de los consumidores y por ende, una mayor cantidad de calorías. Es importante revisar el contenido nutricional en las etiquetas de esos productos en vez de confiar en los beneficios para la salud  que anuncia la publicidad de los fabricantes.

EL CHOCOLATE. Universalmente popular, el chocolate combina lo dulce con la textura  de la grasa y proporciona un delicioso placer. Su aroma es uno de los más atrayentes. También contiene sustancias que relajan y mejoran el estado de ánimo. Por esa razón biológica, al comer chocolate nos sentimos mejor. El chocolate aporta algunos nutrientes y es una fuente muy buena de magnesio y calcio, tiene cafeína, es antioxidante y antiinflamatorio,

LO MALO es que su alto contenido de grasa contribuye al aumento de peso y a mayores concentraciones de colesterol, con los respectivos riesgos para la salud.

EL ALCOHOL Y NUTRICION. Hay 7 calorías por cada gramo de alcohol, pero como casi todas las bebidas alcohólicas tienen cantidades mínimas de vitaminas y minerales, estas son CALORIAS VACIAS. Quienes beben demasiado tienen carencias nutritivas, pues suelen comer mal y su digestión y absorción de alimentos y nutrientes es deficiente. Además, pierden nutrientes, sobre todo zinc por las vías urinarias

RIESGOS DE BEBER EN EXCESO. Los factores de riesgo por beber demasiado incluyen presión arterial alta, aumento excesivo de peso con sus riesgos para la salud, mayor probabilidad  de accidentes, hemorragia cerebral e interacción de medicamentos .Su abuso corresponde al 75% de los casos de cirrosis (enfermedad hepática). El consumo de alcohol en los jóvenes es un problema de salud pública.

Fuente