En otros artículos hemos hablado de alternativas caseras al champú convencional e incluso a las mascarillas nutritivas.

No obstante, nos faltaba ofrecer opciones de acondicionadores capilares naturales que nos permitan dar brillo y suavidad al pelo de manera muy simple y económica.

En este artículo te damos tres alternativas y te explicamos sus propiedades: cerveza, vinagre de manzana y agua de mar.

Ventajas de los acondicionadores capilares naturales

Los acondicionadores convencionales no están pensados para cuidar el cabello, sino más bien para conseguir efectos que destaquen a corto plazo por medio de siliconas y otras sustancias sintéticas.

Estos componentes dan un aspecto más brillante y suave al pelo. No obstante, también lo dañan de manera progresiva y, además, lo ensucian con mucha facilidad, de manera que el resultado no suele durar más de un día.

En cambio, los acondicionadores capilares naturales son ingredientes que nutren el pelo en profundidad y lo dejan limpio durante más tiempo.

Solamente tenemos que acertar con el acondicionador adecuado para nuestro tipo de pelo y tener un poco de paciencia al principio, hasta que nuestro cabello se limpie de los restos de químicos.

¿Qué acondicionador necesito?

Una vez hemos usado el champú adecuado, a ser posible natural, para limpiar el cuero cabelludo en profundidad, procederemos a aplicarnos uno de estos acondicionadores capilares naturales.

La función de este producto es la de dar suavidad y brillo, quitar el encrespamiento, dar volumen o nutrir, según cuáles sean nuestras necesidades.

Podemos elegir solamente uno o bien ir alternándolos según la época del año y lo que necesite nuestro pelo. No obstante, siempre deberíamos usar acondicionador después del champú.

Por último, una vez o dos a la semana completaríamos este tratamiento natural con una mascarilla.

Cerveza

Cerveza

¿Cerveza en el pelo? Parece una idea de locos, pero sus resultados son sorprendentes y, además, es un acondicionador adecuado para todo tipo de cabello.

El efecto que conseguirás es el de muchísima más suavidad y brillo, gracias a que la cerveza contiene antioxidantes, vitaminas del grupo B y silicio.

¿Cómo nos aplicamos la cerveza?

  • Elegiremos una cerveza sin alcohol, para evitar que nos reseque el pelo.
  • La abriremos un rato antes para que pierda el gas y la podemos conservar en un frasco de cristal en la nevera para más de un uso.
  • Después de aclararnos el champú, nos aplicaremos la cerveza sobre todo el cabello húmedo y la dejaremos actuar durante uno o dos minutos.
  • Pasado el tiempo indicado nos aclararemos de nuevo con agua.

Vinagre de manzana

Vinagre de manzana

Muchas de nuestras abuelas, especialistas en remedios caseros, ya usaban el vinagre como acondicionador.

El vinagre de manzana da mucho brillo al pelo, a la vez que facilita el desenredado y regula el pH del cuero cabelludo, de modo que previene problemas como los eczemas o la caspa.

Algunas marcas ya comercializan vinagres específicos para el cabello, a los cuales se les ha quitado el fuerte olor con alguna fragancia.

No obstante, eso lo podemos solucionar en casa añadiendo al vinagre unas gotas de algún aceite esencial, como por ejemplo naranja, menta o lavanda.

¿Cómo lo usamos?

  • Mezclaremos una parte de vinagre de manzana con tres partes de agua y nos lo aplicaremos después del champú, para después aclararnos con agua tibia o fría.
  • Si nuestro pelo es más bien graso podemos reducir la proporción de vinagre, mientras que si está muy seco podemos poner la mitad de vinagre y la mitad de agua.

Agua de mar

¿Tu pelo es normal, o más bien graso, y buscas un acondicionador que no te lo engrase más y que a la vez te dé un aspecto informal y con volumen?

Pues entonces tu acondicionador es tan sencillo como el agua de mar. Para saber si es tu opción adecuada, solamente debes preguntarte si te gusta el efecto de tu pelo cuando vas a la playa.

El agua de mar aporta una gran cantidad de minerales a tu pelo, regula el pH, combate eczemas y psoriasis y le da mucho volumen sin tener que aplicarte lacas u otros productos.

¿Cómo debes usarla?

  • Pon el agua marina en un bote de espray.
  • Aplícatela sobre el pelo húmedo o seco y masajéate un poco el cuero cabelludo.
  • No es necesario aclarar.


Fuente