El proceso de cicatrización de la piel permite restituir las áreas que, por alguna razón, sufrieron algún tipo de lesión o traumatismo.

Se lleva a cabo mediante la producción de fibroblastos jóvenes que, poco a poco, rellenan los espacios abiertos con el fin de protegernos frente a los agentes externos.

El problema es que, casi siempre, quedan marcas visibles que son mal vistas a nivel estético debido a su textura abultada y poco uniforme.

Si bien estas pueden llegar a ser imborrables, muchas se pueden minimizar con el uso continuo de algunos productos nutritivos y regeneradores.

Aunque en el mercado hay muchas opciones para apoyar esta tarea, algunos prefieren utilizar alternativas naturales de bajo costo.

Estas no solo permiten ahorrar más dinero sino que, de forma segura, ofrecen excelentes resultados sin causar reacciones adversas.

Entre estas nos encontramos con algunas variedades de frutas cuyas propiedades aceleran la curación de la piel, reduciendo las marcas.

En el siguiente espacio queremos compartir las 5 mejores para que no dudes en utilizarlas.

1. Kiwi

El kiwi es una fruta exótica que, por su alto contenido de vitamina C, contribuye a mejorar el proceso de cicatrización de la piel para lograr una rápida curación de las heridas.

Este nutriente esencial ayuda a incrementar la producción de colágeno, una sustancia esencial para la estructuración de las fibras cutáneas.

Su absorción es clave para una correcta reparación de la piel cortada o herida y, a su vez, brinda un efecto protector contra los agentes infecciosos.

¿Cómo utilizarlo?

  • Tritura un kiwi maduro con la ayuda de un tenedor y, tras obtener una pasta, frótala sobre las áreas que deseas cicatrizar.
  • Deja que actúe de 15 a 20 minutos y enjuaga.
  • Repite el tratamiento 2 o 3 veces a la semana.

2. Fresas

Los antioxidantes de las fresas, en especial sus vitaminas C y E, contribuyen a reparar las heridas superficiales para dejar la piel uniforme y sin imperfecciones.

Estos nutrientes esenciales, sumados a su alto aporte de agua, hidratan los tejidos afectados y estimulan la actividad de las células.

Sus beta-carotenos y flavonoides reducen el impacto negativo de los radicales libres y, con el tiempo, evita el envejecimiento prematuro de los tejidos.

¿Cómo utilizarla?

  • Pon 2 o 3 fresas maduras en un recipiente limpio y tritúralas hasta conseguir una pasta cremosa.
  • Limpia el área afectada y, en seguida, cúbrela con la mascarilla de fresa.
  • Deja que el ingrediente actúe durante 20 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Úsala 3 o 4 veces a la semana.

3. MelocotonesBeneficios del melocotón

Los melocotones son excelentes aliados de la belleza de la piel, dado que concentran cantidades significativas de vitaminas A, C y E.

Estas sustancias antioxidantes apoyan el proceso de reparación natural y, de paso, contribuyen a prevenir el envejecimiento prematuro.

Sus compuestos hidratantes mantienen los niveles de colágeno y elastina, ambas necesarias para una buena cicatrización.

¿Cómo utilizarlos?

  • Prepara una pasta cremosa con la pulpa de los melocotones y, tras obtenerla, frótala sobre las zonas que deseas tratar.
  • Espera que actúe 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso todas las noches para conseguir buenos resultados.

4. Aguacate

Conocido como un excelente aliado para la belleza de la piel, el aguacate es otra de las frutas recomendadas para atenuar las cicatrices y manchas.

Contiene ácidos grasos saludables, vitamina E y minerales esenciales que, tras ser asimilados en los tejidos, promueven su reparación.

De paso, su aplicación combate el exceso de sequedad y aumenta la elasticidad y firmeza.

¿Cómo utilizarlo?

  • Aplasta un aguacate bien maduro y frota su pulpa sobre la piel.
  • Deja que sus nutrientes se absorban durante 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 4 o 5 veces a la semana.

5. MelónMelon

Rico en agua y compuestos antioxidantes, el melón es una fruta hidratante que promueve la reparación rápida de los tejidos lesionados.

Cuenta con una cantidad importante de vitaminas A y C, dos nutrientes esenciales en el proceso de cicatrización cutánea.

Esto, sumado a sus minerales y fibras, mejora el aspecto de la piel y reduce las manchas e imperfecciones.

¿Cómo utilizarlo?

  • Corta una rodaja de melón y tritúrala hasta conseguir un puré.
  • Toma la cantidad que consideres necesaria y frótala sobre las áreas de la piel que deseas cicatrizar.
  • Espera de 20 a 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso cada noche antes de ir a dormir.

Como puedes notar, son varias las opciones frutales para apoyar la regeneración de tu piel lesionada.

Anímate a probar la que más te llame la atención y agrégale en tu rutina de belleza para obtener sus beneficios.


Fuente