Si bien cumplir tus metas te hará sentir muy bien, no alcanzarlas puede ser un duro golpe para tu ego. Por eso debes prepararte y asumir tanto tus victorias como tus fracasos.

Cuando las cosas no salen de acuerdo el plan, pueden atacarte sentimientos como la frustración y hacer que experimentes falta de control o depresión. Esto termina afectando a la forma en la que actúas y piensas.

En todo caso, estos sentimientos pueden superarse y aprenderás a ganar control sobre tu vida y ver tus fracasos como valiosos aprendizajes.

Aprende a aceptarte a ti mismo y date más crédito

Existe una verdad tan antigua como la propia humanidad: cada uno tiene su propia visión de sí mismo”. Mientras los demás te perciben diferente, existe una verdad de lo que eres en un punto medio.

Todo esto viene a que es posible que en muchas ocasiones te tomes las críticas demasiado personal y acabes menospreciándote. Recuerda que todas las monedas tienen dos caras.

Es decir, puede que seas una persona determinada que no se rinde fácilmente y que los demás te perciban como alguien muy terco, por ejemplo.

Por este motivo debes enfocarte en mejorar solo lo que tú deseas, pues nunca lograrás convertirte en alguien que agrade a todos.

Lo realmente importante es que seas tú mismo, aceptes quién eres y reconozcas las cosas de las que eres capaz. Esto te permitirá ganar control sobre tu vida.

Maneja mejor tus finanzas

Otra forma de ganar control sobre tu vida es aprender a manejar mejor tu dinero. Si no tienes control sobre tus gastos, es posible que te estreses y sientas que pierdes el rumbo.

Hay dos formas de evitarlo:

  • Consigue un mejor ingreso, bien sea buscando un trabajo mejor o solicitando un aumento.
  • Aprende a redistribuir tu presupuesto de gastos.

Puedes sentarte y calcular cuánto dinero necesitas para las cuentas. Maneja el dinero que te queda entre los gastos diarios y considera destinar una parte para ahorros.

Coloca los pies sobre la tierra

Es cierto que el dinero no es más que otro sistema de recompensas, pero esto no quiere decir que todo el mundo debe medirse según la cantidad que gane.

Aún así, sigue siendo prueba de que posees habilidades y conocimientos que son valorados.

Por ende, cuando quieras ganar control sobre tu vida, céntrate en algo que puedas medir y tomar como punto de guía para restablecer tu confianza.

Si sabes dónde estás parado, tienes un punto de partida para trabajar en mejorar e ir avanzando hacia el éxito.

Busca ser más ordenado en tu vida

5 ideas para llenar nuestro hogar de energía positiva (1)

Te sentirás mucho mejor cuando estés en un ambiente bien organizado. Los problemas inesperados serán menos frecuentes, ya que lograrás ganar control sobre tu vida.

Comienza organizando tu casa de una manera que te sea más cómoda, También puedes establecer horarios y anotar lo importante en una agenda. En la actualidad existen muchas herramientas e incluso aplicaciones para el móvil.

Estas te permiten llevar un mejor control. Ser más ordenado te permitirá ser más diligente, estar más sereno y mantener el estrés a raya.

Se trata básicamente de establecer el control que necesitas en tu vida para sentirte cómodo, sin llegar a exagerar.

Ejercítate

Ejercitarte te permite reducir el estrés, tener más energía, mejorar tu ánimo, confiar en ti y más.

Puede que no siempre tengas el tiempo para ejercitarte pero, con que lo hagas un par de veces a la semana, será suficiente para comenzar a verte bien, sentirte mejor y estar más satisfecho contigo mismo.

Puedes comenzar gradualmente a ejercitarte ya que, si te esfuerzas de más, te arriesgas a que el dolor de los días siguientes al entrenamiento interfiera con tus actividades. Esto provoca un aumento de tus niveles de estrés sin necesidad.

Come bien

dieta vegetariana

Una dieta saludable te ayudará a ganar control sobre tu vida de manera indirecta. No tienes por qué hacerlo solo, ya que puedes buscar un nutricionista que te guíe.

Si preparas tus comidas tú mismo, ahorrarás dinero y puede que sea una actividad que te relaje.

Al cuidar de tu alimentación, conseguirás llevar un mejor estilo de vida, lo que ocasionará que te sientas bien contigo mismo y esto se reflejará en tu forma de actuar.

Busca tu superación personal

Date el tiempo de aprender nuevas cosas. Desde la lectura hasta el aprendizaje de nuevas habilidades, todo vale.

Todo está en que tengas ganas de ser una mejor persona y te enfoques en lo que realmente te interesa.

No es necesario que inviertas dinero, ya que en la actualidad a través de internet puedes aprender muchas cosas nuevas. A medida que mejores, comenzarás a sentir más confianza al hacer las cosas por ti mismo y esto te hará sentir orgulloso.

Sé menos dependiente

Cuanto menos dependas de los demás, más seguridad tendrás en ti mismo. Si bien pedir ayuda no es algo malo, ser independiente no significa aferrarte a luchas innecesarias, pero tampoco debes esperar que todos te ayuden a resolver cada uno de tus problemas.

A medida que te animes a hacer cosas por ti mismo, aprenderás cuáles son tus habilidades y tus límites reales. Además de esto, otra forma de demostrarte que eres menos dependiente es ayudando a los demás.

Esto permitirá que demuestres tu seguridad y que valoren más tus capacidades. Además, cuando te sientes de utilidad, tu autoestima aumenta.


Fuente