La congestión nasal es un síntoma muy molesto que se produce a causa de una alergia o afección del sistema respiratorio.

Consiste en la inflamación del revestimiento mucoso de la nariz, lo cual provoca una dificultad en la respiración debido al bloqueo de las fosas nasales.

La rápida proliferación de los virus y el debilitamiento del sistema inmunitario hacen que este problema empeore y desencadene otras molestias.

Por lo general, desaparece al cabo de una semana o en unos días, pero su recuperación se puede acelerar con algunos trucos caseros.

En esta ocasión te queremos compartir 7 de ellos para que los apliques y calmes esas molestas sensaciones que te provoca. ¡Apunta!

1. Solución salina

La solución salina casera es uno de los remedios más antiguos para descongestionar la nariz y eliminar el exceso de moco.

Ingredientes

  • 1 cucharada de sal marina (10 g)
  • 1 litro de agua
  • 1 jeringa sin aguja

¿Qué debes hacer?

  • Hierve el litro de agua, agrégale la cucharada de sal y déjala enfriar.
  • Toma 5 ml de la solución y aplícala en cada una de las fosas nasales.
  • Repite el mismo proceso dos veces y hazlo todos los días.

2. Inhalación de vapor

La inhalación de vapor es un buen truco para despejar las vías respiratorias y calmar la congestión nasal.

Se puede preparar con agua hirviendo, o bien, añadiéndole hierbas calmantes como la manzanilla o el eucalipto.

Ingredientes

  • 2 litros de agua
  • 1 puñado de flores de manzanilla u hojas de eucalipto

¿Qué debes hacer?

  • Agrega el puñado de la hierba elegida en el agua y déjala hervir durante 5 minutos.
  • Pasado este tiempo, retíralo del fuego y, cubriéndote la cabeza con una toalla, comienza a inhalar el vapor que despide.
  • Sentirás un alivio inmediato porque la humedad y el calor calman la inflamación.

3. Compresas de agua caliente

Hemorragia-nasal

Otra forma de aprovechar el calor para el alivio de las fosas inflamadas es con la aplicación de compresas de agua caliente.

Ingredientes

  • 1 paño absorbente suave
  • 1 taza de agua caliente (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Sumerge el paño en la taza de agua caliente, a una temperatura soportable para la piel.
  • Aplica la compresa en el área de la nariz y la frente, y déjala actuar unos minutos.

4. Agua tibia con miel

Las propiedades antibióticas de la miel favorecen el tratamiento de los problemas respiratorios y la congestión de la nariz.

Su consumo con agua tibia ayuda a descongestionar y mejorar la respiración.

Ingredientes

  • 2 cucharadita de miel (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Vierte las dos cucharaditas de miel de abejas en una taza de agua tibia y consúmela antes de ir a dormir.
  • Tómala cada noche hasta aliviar los síntomas.

5. Infusión de jengibre con limón

Infusión de jengibre y limón

El jengibre tiene propiedades antigripales y descongestionantes que mejoran la salud respiratoria cuando los virus atacan.

Ingredientes

  • 1 trozo de raíz de jengibre
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Coloca a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, retírala y agrégale el trozo de jengibre.
  • Déjalo en reposo durante 10 minutos, añade la miel y el jugo de limón y consúmelo.
  • Ingiérela hasta tres veces al día.

6. Ajo

Las propiedades antibióticas del ajo son útiles para combatir los virus y bacterias que se proliferan en las vías respiratorias.

Sus compuestos azufrados disminuyen la inflamación de los senos nasales, ayudando a descongestionar.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo
  • ½ vaso de agua (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Machaca un ajo crudo y añádelo en un recipiente con 100 ml de agua.
  • Déjalo macerar algunas horas y echa el líquido en un gotero.
  • Aplica 10 gotas en cada fosa nasal y repite su uso dos veces al día.

7. Cebolla

Tratamiento con jugo de cebolla para el cabello

Con efectos muy similares a los del ajo, la cebolla es otro buen remedio para liberar las fosas nasales y calmar la congestión.

Ingredientes

¿Qué debes hacer?

  • Corta una cebolla por la mitad y huele durante 4 o 5 minutos.
  • Repítelo dos veces al día, hasta aliviar la inflamación.

Estos sencillos remedios para la congestión de las fosas nasales son algunos de los más usados y efectivos. Sin embargo, es importante reforzar su aplicación con el consumo de una dieta rica en vitamina C y antioxidantes.

Si los síntomas persisten por más de una semana es mejor consultar al médico y buscar otro tipo de soluciones.


Fuente