La mayoría de las personas suele acumular en sus hogares toda una serie de cosas innecesarias que poco a poco llenan los armarios, las estanterías y cada uno de sus rincones.

Algunos de esos elementos fueron un obsequio de alguien y otros quizá son producto de alguna oferta que había en alguna tienda.

La cosa es que, sin importar su origen, crean un terrible desorden que por más esfuerzos que se realicen es muy difícil de organizar.

El problema puede agrandarse aún más cuando los espacios son pequeños o no hay lugares exclusivos para el almacenamiento.

Debido a esto, es primordial identificar cuáles son las cosas realmente útiles y qué se puede tirar o regalar a alguien que sí lo necesite.

Como sabemos que esto no suele ser fácil, en esta ocasión queremos compartir 7 consejos que ayudarán a conseguirlo.

1. No compres lo que no necesitas

Antes de aprovechar una oferta en una tienda o dejarte llevar por el impulso de comprar algo que te pareció bonito, piensa si en realidad lo necesitas.

¿Seguro que no tienes ya algo similar en casa? ¿Vale la pena remplazar los objetos viejos por unos nuevos? Cuestiónate todo antes de adquirir algo que quizá no sea muy útil.

Esto no solo evitará que acumules más cosas, sino que te permitirá ahorrar tu valioso dinero.

2. Tira por lo menos un artículo al día

Seguramente haya cientos de cosas en tu hogar que puedes desechar. Por supuesto no las vas a tirar todas al mismo tiempo, pero sí puedes ponerte el reto de tirar por lo menos una al día.

Verifica en qué estado se encuentran y búscales un nuevo dueño si aún no están para tirar a la basura. Si lo haces sin falta, notarás en cuestión de semanas que tienes más espacio y menos desorden.

3. Empieza con algo que no te duela desechar

Empieza con algo que no te duela desechar

Hay una serie de objetos que por una u otra razón nos duele tirar a la basura. Quizá tengan algún significado especial o nos parecen bonitos. En todo caso, no hace falta desecharlos si no queremos.

Para que te sea más fácil despegarte de las cosas, empieza por algo que no utilices y que te dé igual eliminar. Poco a poco liberarás espacio y te será más sencillo deshacerte de esas cosas que antes te daba lastima.

4. Prepara un plan

Si de ninguna forma logras empezar, toma una agenda y apunta las cosas que puedes tirar, vender o donar. Haciendo un “inventario” de lo que tienes te resultará más simple identificar esas cosas que ya no necesitas.

Hay muchos portales en internet en los que podrás ofrecer muchos de los artículos que no usas para hacer un dinero extra.

5. Vence el miedo a dejar ir las cosas

Cuando estamos haciendo limpieza general en el hogar nos encontramos con una serie de objetos que no nos aportan nada pero de los que nos cuesta desprendernos. ¿En verdad son necesarios? Aunque a simple vista parece que sí, no contribuyen ni a tu bienestar, ni a tu felicidad y menos a tu comodidad.

Si vives solo y son muy pocas personas las que te visitan, ¿para qué quieres tener 20 platos o 10 ollas? Aprende a pensar solo en lo necesario y antes de invertir en algo inútil considera todas las cosas que podrías hacer con ese dinero.

6. No tires las cosas que no te pertenecen

No tires las cosas que no te pertenecen

Todos los integrantes de la casa tienen derecho a escoger las cosas que quieren tener y que necesitan. Hasta la opinión de los niños más pequeños cuenta. Lo que sí puedes hacer es educar para que ellos mismos sepan cuáles son sus prioridades y qué pueden regalar.

Si entre todos os ponéis de acuerdo para tirar por lo menos un objeto al día, será más fácil dejar esa manía de acumular miles de cosas.

7. ¡Dile no al materialismo!

Si los seres humanos nos diéramos cuenta de todo el tiempo que nos quitan las cosas materiales, quizá podríamos elegir otras maneras para ser felices.

Cada uno de los objetos que tienes son equivalentes al tiempo, ya sea en lo que invertiste para ganar el dinero para comprarlo o en lo que tardarse en elegirlo en la tienda.

Aprende a ser más consciente de cuánto vale el tiempo y de todas esas cosas realmente valiosas en las que se puede aprovechar.

Muchos de los que han probado estos consejos se dieron cuenta de toda la cantidad de basura que tenían en sus casas. Empieza a incorporarlos ahora mismo y comprueba que, aunque a simple vista no parezca, estamos rodeados de cientos de cosas que no son imprescindibles para vivir mejor.


Fuente