La mayoría de las personas se apuntan al gimnasio o empiezan a hacer algo de ejercicio para mejorar su apariencia física. Pero… ¿y si te dijéramos que el ejercicio físico también es bueno para tu mente?

Hoy descubriremos algunos de los beneficios psicológicos que te puede aportar realizar ejercicio físico.

El ejercicio físico es sano para tu mente

Sí, aunque no lo creas hacer ejercicio físico puede tener algunos beneficios como mejorar tu memoria, desestresarte, liberarte de la ansiedad o favorecer un mejor aprendizaje.

No obstante, hay muchos más beneficios desconocidos, o no tanto, que el ejercicio físico te puede proporcionar.

Hoy abordaremos tan solo 7 de estos beneficios, aunque sabemos que se pueden añadir muchos más.

¿Agregarías tú alguno? Si es así comparte con nosotros cuál o cuáles merecerían ampliar esta lista.

1. Te hace más feliz

Cuando realizamos ejercicio físico liberamos endorfinas que nos permiten sentirnos eufóricos y llenos de felicidad. Es por esto por lo que el ejercicio físico es muy recomendado para aquellas personas que sufren depresión.

Igualmente, si tienes problemas con el estrés o la ansiedad, el ejercicio puede ayudarte a liberar la tensión que agota tanto tu cuerpo como tu mente. De esta manera, podrás relajarte, dormir mejor y ser mucho más productivo en tu vida diaria.

2. Mejora la autoestima

Hacer ejercicio te permitirá verte mejor y comer mucho más sano. Esto será una inyección de autoestima que hará que te valores mucho más.

Si tienes problemas para aceptarte a ti mismo, ¡haz ejercicio! Te ayudará a verte mejor y a sentirte mejor. Además, esto hará que proyectes la mejor versión de ti hacia los demás.

3. Mejora tus relaciones sociales

Tener una mejor percepción de ti mismo, sentirte feliz y a gusto, valorarte, favorecerá que tus relaciones sociales mejoren. Como tendrás una mayor autoconfianza esto hará que llegues a los demás de una forma más profunda y fácil.

Amigos-tumbados-en-circulo-sobre-cesped

Además, te animarás a ti mismo a participar en actividades dirigidas, realizar deportes en grupo o entablar una conversación con alguien desconocido tan solo porque te sientes bien y sociable.

Esto te hará sentir muy bien y muy positivo.

4. Previene el deterioro cognitivo

Si te preocupan las enfermedades degenerativas como el alzhéimer, debes saber que el ejercicio físico te puede ayudar a prevenirlas.

Es por eso por lo que, entre las edades comprendidas entre los 25 y los 45 años, debes aprovechar para practicar ejercicio de forma regular. En un futuro, lo agradecerás.

5. Ayuda a controlar adicciones

Si tienes alguna adicción a alguna droga, alcohol, tabaco u otras, debes saber que el ejercicio físico puede ayudarte a controlarlas y, en algunos casos, incluso lograrás eliminarlas por completo.

¿Cómo hace esto?

La adicción tiene mucho que ver con la hormona de la dopamina, una hormona que también se libera cuando realizamos ejercicio. Por eso resulta tremendamente efectivo en el caso de controlar una adicción.

6. Mejora tu memoria

El ejercicio incrementa la producción de células del hipocampo que son responsables de la memoria y el aprendizaje. Gracias a esto, tu memoria mejora permitiéndote aprender o recordar cosas de una forma mucho más efectiva.

La vida sedentaria no es nada positiva para tu memoria.

Mujer-feliz-depués-de-hacer-ejercicio-con-una-toalla-blanca-sobre-sus-hombros

7. Serás mucho más productivo

Podemos creer que hacer ejercicio físico puede hacer que estemos mucho más cansados y que, como consecuencia, rindamos peor en nuestro trabajo o en las actividades que tengamos que realizar.

Pero, nada más lejos de la realidad.

Hacer ejercicio te permitirá tener mucha más energía porque, aunque no lo creas, este te permitirá mantenerte activo durante todo el día. De esta manera, evitarás los momentos de bajón y la falta de atención en el trabajo.

¿Llevas una vida sedentaria? ¿Haces ejercicio con regularidad? Estos son solo algunos de los beneficios que hacer ejercicio físico te puede proporcionar.

Si te sientes mal, si no eres productivo, piensa en si hacer ejercicio puede mejorar todo esto. A veces, algo tan simple como moverse puede ser la solución a muchos de nuestros problemas.


Fuente