La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y, por razones que son obvias, también es uno de los más importantes.

Actúa como barrera protectora del organismo interno ante el medio que lo rodea y, a su vez, desempeña un papel principal en algunos procesos vitales.

Sin embargo, dado que está expuesta de forma directa a las toxinas y los rayos del sol, tiende a sufrir algunas agresiones que, con el tiempo, pueden conducir a graves problemas de salud.

Si bien a través de sus poros se pueden obtener algunos beneficios de la luz solar, la exposición prolongada a estas ondas genera quemaduras, imperfecciones y algunas enfermedades.

Esto se debe a que ocasionan muerte en el tejido celular, de modo que afectan su actividad y aceleran su proceso de envejecimiento.

Además, en casos más graves inflaman los tejidos e incrementan el riesgo de desarrollar melanoma o cáncer.

Por eso, es fundamental tomar medidas preventivas, usar protector solar todos los días y aumentar la ingesta de los alimentos que minimizan estos efectos.

En el espacio que tenemos a continuación queremos destacar los 7 mejores para que consideres consumirlos con más regularidad.

1. Bayas y frutos rojos

Las bayas y los frutos rojos son pequeñas frutas con altos niveles de vitamina C, un antioxidante que inhibe los daños de los radicales libres causados por la exposición continua al sol.

Esta sustancia participa en la formación de colágeno y elastina, dos sustancias que mantienen la piel firme y libre de imperfecciones.

Sumado a esto, aportan cantidades interesantes de minerales esenciales y agua, ambos necesarios para acelerar la recuperación de las células ante la radiación ultravioleta (UV).

2. Chocolate amargo

El chocolate amargo, fabricado con más del 60% de cacao, es un buen complemento para proteger la piel frente a las agresiones del sol.

Su alto contenido de flavonoides, unos poderosos antioxidantes, mejoran la capacidad de las células para repararse ante las quemaduras.

Siempre y cuando su ingesta sea moderada, le brinda al organismo vitaminas y minerales que frenan el estrés oxidativo.

3. ZanahoriasZanahorias

Las zanahorias son un alimento conocido en cuanto al cuidado de la piel, ya que es una fuente principal de beta-caroteno, un antioxidante que se sintetiza en vitamina A dentro del cuerpo.

Este nutriente esencial es clave para la reparación de los tejidos celulares, ya que fortalece la dermis y reduce el impacto negativo del sol.

De hecho, actúa como filtro natural. Así, nos permite tomar baños de sol cortos sin riesgo de padecer alteraciones.

4. Pescado azul

El pescado azul es una fuente máxima de ácidos grasos omega 3, un tipo de aceite saludable que aumenta la permeabilidad de las membranas para conseguir un óptimo funcionamiento celular.

Su ingesta promueve la desinflamación de los tejidos, a la vez que reduce los efectos de los radicales libres y el sol.

Esto, sumado a su aporte de vitamina E, acelera el proceso de reparación de la piel, sobre todo en caso de quemaduras y manchas.

Algunas variedades recomendadas son:

  • Sardinas.
  • Salmón.
  • Caballa.
  • Anchoas.

5. Verduras de hoja verdeVegetales de hojas verdes

Los vegetales de hojas verdes contienen poderosos antioxidantes que se han relacionado con la prevención del cáncer de piel y las arrugas.

Su contenido de beta-caroteno, sumado a su ácido fólico y vitamina E, mejora la actividad celular y crea una capa protectora contra los rayos UV del sol.

Las más destacadas son:

  • Espinacas
  • Col rizada.
  • Acelgas.
  • Brócoli.
  • Lechuga.
  • Apio.
  • Perejil.

6. Aceite de oliva

El ingrediente infaltable de la dieta mediterránea es uno de los mejores complementos para cuidar la piel frente a las quemaduras y el envejecimiento prematuro.

Contiene ácidos grasos esenciales que, tras ser absorbidos, mejoran el proceso de regeneración celular mientras inhiben el daño oxidativo.

También concentra grandes cantidades de vitamina E y polifenoles, ambos necesarios para crear una barrera protectora contra el impacto dañino de los rayos UV.

 

7. Manzanasmanzanas

Además de ser deliciosas y versátiles, las manzanas son las frutas con mayor contenido de polifenoles.

  • Gracias a su acción antioxidante, estos combaten y revierten los daños causados por los radicales libres.
  • Estos compuestos vegetales controlan la inflamación, regulan el pH cutáneo y refuerzan la actividad celular para una óptima reparación.

Cabe mencionar que también contienen agua, un ingrediente esencial para retener la hidratación.

La inclusión de todos estos ingredientes en la dieta regular es ideal para mantener la piel joven y libre de afecciones asociadas a los efectos del sol.

Procura incrementar su consumo y descubre cuán buenos son para el cuidado de tu piel.


Fuente