El sarro es aquella placa bacteriana de color amarillento que se va quedando adherida al esmalte dental, en especial en los alrededores de las encías.

Está compuesto por sales minerales, restos de alimentos y otra variedad de residuos que, con el paso del tiempo, promueven el crecimiento de las bacterias y la formación de antiestéticas manchas en los dientes.

Dado que su superficie es rugosa y altera la superficie natural de las piezas dentales, cada vez atrae más partículas y forma una capa más dura.

El problema es que, a largo plazo, esta puede interactuar con algunos alimentos, y provocar la liberación de un ácido que causa caries e infecciones.

Debido a esto, es primordial reforzar los hábitos de higiene bucal y, ante su primera señal de aparición, brindarle un tratamiento oportuno.

La buena noticia es que hay varios trucos caseros que pueden ayudar a removerlo sin afectar la salud dental o bucal.

A continuación te compartimos los 6 mejores, para que no dudes en aplicarlos antes de recurrir a tratamientos más costosos y agresivos.

1. Bicarbonato de sodio

El uso de bicarbonato de sodio es uno de los remedios clásicos para quitar la placa bacteriana y el sarro que se forma en los dientes.

Este ingrediente es abrasivo, frena la acción de los ácidos dañinos e inhibe la proliferación bacteriana que da lugar a peligrosas infecciones.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
  • ¼ de cucharadita de sal (1,2 g)

¿Qué debes hacer?

  • Combina los dos ingredientes, humedécelos con un poco de agua y frótalos sobre los dientes con tu cepillo.
  • Espera a que actúen 5 minutos y enjuaga con abundante agua.
  • Evita ingerirlo.

2. Cáscara de naranja

La vitamina C que concentra la cáscara de naranja es uno de los mejores agentes para frenar el crecimiento bacteriano y la acumulación de residuos en el esmalte dental.

Ingredientes

¿Qué debes hacer?

  • Toma una cáscara de naranja fresca y, por la parte blanca, frótala durante tres minutos sobre los dientes.
  • Repite el tratamiento cada noche antes de ir a dormir.

3. Fresas

fresas dientes

Los ácidos naturales que contienen las fresas son útiles para alterar el ambiente que necesitan las bacterias para crecer sobre los dientes.

Su aplicación disminuye el sarro, evita la pérdida de densidad y ejerce un efecto alcalino en la boca.

Ingredientes

¿Qué debes hacer?

  • Corta las fresas en varios trozos o conviértelas en un puré.
  • Frótalas sobre los dientes todos los días, mínimo durante 7 días seguidos.

4. Hojas de perejil

Esta planta tiene propiedades antibacterianas y astringentes que contribuyen a mejorar la salud bucal en general.

Su aplicación a modo de enjuague facilita la eliminación de la placa de sarro y acaba con las bacterias que provocan halitosis.

Ingredientes

  • 6 hojas de perejil
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Pica las hojas de perejil, viértelas en una taza de agua hirviendo y espera a que reposen 10 minutos.
  • Pasado este tiempo, realiza buches con la infusión y cepíllate como de costumbre.
  • Repite su uso tres veces al día, todos los días.
  • Si lo prefieres, haz una pasta con las hojas de la planta y frótala sobre los dientes durante tres minutos.

5. Crema dental casera

Aceite-de-coco-dientes

La preparación de una crema dental antisarro es muy sencilla y no supone el uso de químicos agresivos para la salud bucal.

En este se aprovechan los compuestos antibacterianos del aceite de coco junto con las propiedades del bicarbonato de sodio, de forma que se consigue un producto ecológico muy efectivo.

Ingredientes

  • ½ taza de aceite de coco orgánico (120 g)
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
  • 2 bolsitas de estevia en polvo
  • 20 gotas de aceite esencial de menta

¿Qué debes hacer?

  • Combina todos los ingredientes en un recipiente de vidrio hermético, hasta conseguir una pasta homogénea.
  • Sumerge el cepillo en el preparado y frota los dientes como si fuese la crema común.
  • Repite su uso de tres a cuatro veces al día.

6. Jugo de limón fresco

Las propiedades alcalinas y aclaradoras del jugo de limón fresco son útiles para blanquear y desinfectar las dentaduras con sarro.

Su uso se debe realizar de forma moderada, ya que algunos de sus componentes pueden debilitar el esmalte dental.

Ingredientes

  • El jugo de ½ limón
  • ¼ de taza de agua caliente (62 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Diluye el jugo de medio limón en el agua caliente y realiza buches durante cinco minutos.
  • Úsalo una vez al día, todos los días.

Recuerda que, además de usar estos remedios caseros, es primordial que mejores tus hábitos de higiene oral. Incorpora el uso de hilo dental tras cada cepillado y un enjuague bucal antibacteriano.


Fuente