Tener los tobillos y pies hinchados es algo bastante frecuente, sobre todo en las mujeres y en las personas mayores.

La acumulación de líquidos en esta zona recibe el nombre de edema y se puede tratar con remedios naturales.

¿Te gustaría saber cuáles son? Entonces lee este artículo.

¿Por qué se hinchan los tobillos y pies?

Este problema puede afectar no solo la parte baja del cuerpo, sino también “llegar” a las piernas y los muslos.

Las razones por las cuales podemos sufrir edemas son:

  • El sobrepeso
  • La formación de un coágulo de sangre en la pierna
  • La edad avanzada
  • Una infección en la pierna
  • Venas imposibilitadas de bombear sangre al corazón
  • Pasar muchas horas sentado o de pie
  • Comer sal en exceso
  • No beber suficiente agua
  • El ciclo menstrual
  • El embarazo
  • El consumo de anticonceptivos o estrógenos
  • Insuficiencia cardíaca o hepática
  • Problemas renales

Son varios los motivos por los que podemos tener los pies y tobillos hinchados. Por lo tanto, es fundamental un diagnóstico certero realizado por un profesional.

Remedios caseros para la hinchazón de pies y tobillos

Más allá de ser un tema estético o molesto, un edema es un problema de salud que vale la pena tratar y reducir. Puedes optar por recetas naturales que te ayudarán a deshinchar los pies o tobillos.

Echa un vistazo a estas alternativas caseras:

Baño de salvia y romero

Baño de salvia y romero

Introducir los pies en un recipiente con algún ingrediente adicional es muy bueno cuando llegamos a casa tras estar todo el día sentado o de pie por nuestro trabajo.

Con solo 15 minutos diarios podrás descansar mejor y no sufrir la presión causada por la inflamación.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de salvia (50 g)
  • 5 cucharadas de romero (50 g)
  • 2 tazas de agua tibia (500 ml)

Preparación

  • Calienta el agua y pon en un recipiente adecuado (deben caber ambos pies).
  • Echa la salvia y el romero. Remueve bien.
  • Introduce los pies y deja hasta que el agua se enfríe (aproximadamente 15 minutos).

Baño de agua y sal

Baño de agua y sal

Es la receta más popular si sufrimos de hinchazón en los tobillos. Podemos disfrutar de las bondades de este baño, por ejemplo, mientras miramos televisión, leemos un poco en el sofá o estamos conversando sobre nuestro día con la familia.

Ingredientes

  • 3 ½ cucharadas de sal marina gruesa (40 g)
  • 2 tazas de agua tibia (500 ml)
  • 2 tazas de agua fría (500 ml)

Preparación

  • Calienta el agua y pon en un recipiente adecuado.
  • Echa la mitad de la sal y remueve para que se disuelva.
  • Puedes verter agua fría para que soportes la temperatura del agua al introducir los pies.
  • Deja unos 10 minutos.
  • Seca los pies y desecha el agua.
  • Llena el recipiente con agua fría y el resto de la sal.
  • Vuelve a introducir los pies y deja, al menos, 3 minutos.
  • El contraste de agua caliente y fría activará la circulación de los pies y tobillos y reducirá la inflamación.

Baño de menta

La menta tiene muchas propiedades: es refrescante, diurética y antiinflamatoria. Por ello resulta ideal para cuando tenemos los pies y tobillos hinchados.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de hojas de menta fresca (30 g)
  • 1 litro de agua

Preparación

  • Pon a calentar el agua y, cuando rompa el hervor, echa las hojas de menta.
  • Hierve unos 10 minutos, retira del fuego y deja que se enfríe un poco.
  • Vierte en un recipiente y, cuando la temperatura lo permita, introduce los pies.
  • Deja unos 15 minutos o hasta que el agua se enfríe.

Infusión de cola de caballo

Contraindicaciones y toxicidad de la cola de caballo

Esta hierba tiene múltiples usos, y por ello recomendamos que la tengas siempre en casa.

El té de cola de caballo es perfecto para eliminar el líquido acumulado en el organismo ya que funciona como un diurético potente.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de cola de caballo (20 g)
  • 1 litro de agua

Preparación

  • En un cazo pon el agua y la cola de caballo.
  • Hierve durante 15 minutos.
  • Retira del fuego, deja reposar tapado y filtra.
  • Bebe a lo largo del día. Si lo deseas, puedes endulzar con miel.

Masaje con canela y clavo de olor

Canela

Podemos combinar este remedio externo con la infusión de cola de caballo y ser una buena rutina posterior a los baños de agua y sal o de romero y salvia.

Ingredientes

  • 1 rama de canela
  • 3 clavos de olor
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)

Preparación:

  • Machaca los clavos de olor junto con la canela en rama en un mortero hasta que queden como un polvo fino.
  • Pon en un cazo y vierte el aceite de oliva. Mezcla bien.
  • Calienta a fuego lento durante un minuto (también lo puedes calentar dos minutos en el microondas, siempre teniendo cuidado de que el recipiente sea apto).
  • Deja que se enfríe y usa para masajear la zona afectada.
  • Realiza movimientos circulares de abajo hacia arriba y no enjuagues.
  • Colócate los calcetines (mejor si son de lana): así se absorbe bien el aceite y no manchas las sábanas.
  • Por la mañana, quítate los calcetines y enjuaga con agua tibia.
  • Repite todas las noches por una semana.

Masaje con manzanilla

Otra de las plantas que debemos tener en casa por sus múltiples propiedades (sobre todo antiinflamatorias). Puedes usar el aceite esencial o preparar un té que luego usarás para masajear el área.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de flores de manzanilla (20 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Pon a calentar el agua y echa la manzanilla.
  • Cuando rompa el hervor deja que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Retira del fuego y espera a que se enfríe.
  • Cuela y vierte sobre las piernas de a poco.
  • Haz masajes con movimientos circulares, desde los pies hasta las rodillas.


Fuente