Lucir una piel suave, sin manchas y con un tono uniforme se ha convertido en un reto para las mujeres debido a los múltiples factores que tienden a alterarla.

El paso de los años, la constante exposición al sol y las toxinas del ambiente son algunas de las cosas que están afectando su calidad, acelerando la aparición de los signos de la edad.

Entre esto, las manchas figuran como una de las imperfecciones más comunes, en especial en áreas como el rostro, el escote y las manos.

Por fortuna, en la actualidad se han desarrollado muchos tratamientos y técnicas para atenuarlas y restablecer el color natural de la piel.

Sin embargo, teniendo en cuenta que muchos de estos son demasiado costosos, queremos revelar algunas alternativas caseras que aprovechan las cualidades de ciertos ingredientes naturales.

Estas opciones son mucho más económicas y pueden dar excelentes resultados si se utilizan de manera continua. ¡Pruébalas!

1. Limón

El jugo fresco de limón ha sido desde la antigüedad uno de los mejores blanqueadores y astringentes para revitalizar la piel.

Contiene ácido ascórbico, mejor conocido como vitamina C, el cual actúa como un poderoso antioxidante para inhibir el daño celular causado por los radicales libres.

Su aplicación directa contribuye a regular la producción de melanina, sustancia clave en la reducción de las manchas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Corta un limón por la mitad, extrae su jugo y luego aplícalo sobre las manchas con un trozo de algodón.
  • Déjalo actuar durante una hora y enjuaga con agua templada.
  • Úsala mínimo tres veces a la semana.

¡Ojo! Este remedio solo se debe aplicar en horas de la noche porque si hace contacto con los rayos UV del sol puede tener efectos contrarios.

2. Gel de aloe vera

La pulpa que contienen en su interior las hojas de aloe vera es rica en agua, antioxidantes e importantes nutrientes que favorecen la salud facial.

Sus cualidades reducen la presencia de células muertas y estimulan la regeneración celular para evitar signos tempranos de la edad como lo son las manchas y las pequeñas arrugas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Corta una hoja de aloe vera, extrae el gel de su interior y frótalo sobre las áreas manchadas.
  • Deja actuar el producto por 30 o 40 minutos y enjuaga.
  • Úsalo todos los días para conseguir buenos resultados.

3. Leche

Leche

El ácido láctico de la leche cuenta con un efecto exfoliante que favorece la reducción de células muertas para revitalizar el rostro.

Su aplicación regular ayuda a regular el pH y promueve la eliminación de las manchas para un rostro más joven y hermoso.

También es un refrescante natural, ideal para aliviar las irritaciones o quemaduras leves.

¿Cómo utilizarla?

  • Introduce media taza de leche en el refrigerador y aplícala sobre las manchas cuando esté bien fría.
  • Úsala dos veces al día, todos los días.

4. Cebolla

El jugo de cebolla contiene compuestos azufrados que benefician la piel de múltiples formas. En primer lugar, inhibe el daño celular, evitando la aparición de arrugas tempranas.

También actúa como un limpiador natural, y reduce el exceso de células muertas, grasas y otras impurezas.

Su uso regular combate los granos de acné y evita la aparición de posibles manchas o cicatrices faciales.

¿Cómo utilizarla?

  • Corta media cebolla y tritúrala hasta obtener una pasta o jugo.
  • Aplícate una buena cantidad sobre el área que quieres tratar y déjala actuar unos 20 o 30 minutos.
  • Enjuaga con abundante agua fría y repite tres veces a la semana.

5. Tomate

Tomate

El jugo natural de tomate es un excelente remedio para la piel porque promueve la eliminación de piel muerta mientras le aporta licopeno para regenerarla.

Sus propiedades disminuyen las manchas, alivian las quemaduras y previenen la aparición de cicatrices.

¿Cómo utilizarlo?

  • Licua un tomate maduro y aplica el jugo sobre la mancha con la ayuda de un algodón.
  • Repite su aplicación dos veces al día, todos los días.

6. Cáscara de papaya

La mayoría de las personas tira la cáscara de la papaya a la basura porque desconocen sus usos alternativos y propiedades.

Es bueno saber que se trata de un ingrediente rico en antioxidantes, vitaminas y minerales que pueden aprovecharse en la belleza.

¿Cómo utilizarla?

  • Frota la parte interna de la cáscara sobre la zona afectada, déjala actuar 30 minutos y enjuaga.
  • Úsala dos veces al día, todos los días.

Ten presente que los efectos de estos ingredientes actúan de forma diferente en cada persona y solo se obtienen tras varias aplicaciones.


Fuente Original