Entre las técnicas para aliviar la ansiedad y el estrés nos encontramos con una serie de posturas de yoga que nos permiten canalizar las energías negativas para hacerle frente a este problema.

En la actualidad muchos centros de medicina profesional y alternativa están recomendando practicar este tipo de actividad física con el fin de calmar la tensión y disminuir las emociones negativas.

Sus principales bondades se deben a la concentración y exigencia física que requieren, las cuales favorecen la disminución de cortisol y la corrección de la respiración y la postural corporal.

Sumado a esto está demostrado que los movimientos mejoran la salud de las articulaciones y participan en la prevención de las enfermedades del corazón y la diabetes.

Lo mejor de todo es que se pueden practicar desde la comodidad de la casa o en algún espacio libre de la oficina.

¡Inténtalo!

1. Respiración energizante

La respiración energizante o Kapalabhati Pranayama es uno de los ejercicios para purificar las vías respiratorias y estimular la actividad metabólica.

Es una técnica de respiración profunda con el abdomen relajado y una exhalación forzada en la que los músculos abdominales se contraen.

A través de la respiración se disminuye el estrés y se despeja la mente.

¿Cómo hacerlo?

  • Siéntate sobre un tapete en posición de piernas cruzadas y con la espalda recta.
  • Pon las manos sobre las rodillas y relaja el rostro.
  • De inmediato suelta el abdomen para que la inhalación comience de forma natural y pasiva.
  • Inhala produndamente a través de los orificios nasales, y expande poco a poco el abdomen.
  • Exhala con una fuerte contracción de los músculos abdominales.
  • Tras finalizar cada exhalación, realiza una nueva inhalación.
  • Repítelo diez veces seguidas.

2. Balasana o postura del niño

La balasana o postura del niño es un ejercicio de estiramiento que controla la tensión en la espalda y el cuello.

Se realiza con una respiración lenta que contribuye a disminuir la ansiedad y los problemas derivados del estrés.

Por el esfuerzo que implica es conveniente realizarlo sobre una colchoneta o superficie cómoda.

¿Cómo hacerlo?

  • Ponte de rodillas e inclínate hacia adelante, de tal forma que la frente quede sobre el tapete o colchoneta.
  • Coloca los brazos a los costados del cuerpo con las palmas hacia arriba al lado de los pies. También puedes optar por estirarlas sobre la cabeza.
  • Respira profundamente, concentrándote en la postura durante 30 segundos.

3. Uttanasana

Uttanasana

Es muy probable que en alguna de tus rutinas hayas hecho un ejercicio de estiramiento de columna con inclinación hacia adelante.

La uttanasana es una versión modificada de la misma actividad, con la cual se busca calmar la tensión muscular y canalizar las malas energías.

¿Cómo hacerlo?

  • Inhala y extiende los brazos por encima de la cabeza.
  • Exhala e inclínate hacia adelante, contrayendo el abdomen y manteniendo la espalda y piernas rectas.
  • Sitúa las manos a los laterales de los pies manteniendo todos los dedos en una fila.
  • Dirige la cabeza hacia los pies y haz un esfuerzo con los cuádriceps para estirar más las piernas.
  • Si sientes demasiada tensión puedes doblar un poco las rodillas.
  • Mantén la postura durante 30 segundos e increméntala hasta llegar a un minuto.
  • Vuelve con cuidado a la posición inicial.

4. Perro boca abajo

Su nombre original es Adho Mukha Svanasana y consiste en una posición que calienta casi todas las partes del cuerpo.

En el yoga se utiliza para tonificar los nervios de la columna vertebral y mejorar la circulación de la sangre desde la zona inferior del cuerpo a la cabeza.

Con su práctica continua disminuye el estrés y controla los síntomas de ansiedad; además, fortalece los músculos y las articulaciones.

¿Cómo hacerlo?

  • Ponte en cuatro apoyos, con los pies separados a lo ancho de las caderas y las manos como punto de apoyo.
  • Apoya los metatarsos y levántate en perro boca abajo.
  • Evita arquear demasiado la espalda hacia atrás porque puede ocasionar lesiones en los músculos.
  • Levanta las costillas para que le dé mayor firmeza a los hombros y la columna.
  • Empuja el coxis hacia los talones y presiona a través de la parte interior y exterior de los pies.
  • Mantén la posición 20 segundos y descansa.

5. Flexiones de espalda

Flexion-espalda

Este tipo de flexiones de espalda resultan más cómodas si se realizan con una pelota de ejercicio.

Con esta se facilita la corrección de la postura corporal y se controlan los problemas de circulación, ansiedad y estrés.

¿Cómo hacerlo?

  • Siéntate en la pelota, con la columna vertebral cómoda y estirada.
  • Utiliza los pies como apoyo para mantener el equilibrio.
  • Recuesta la espalda sobre la pelota y haz una curva natural con la columna.
  • Mantén los brazos a los lados de la pelota o ponlos sobre la cabeza hacia el suelo.
  • Presiónate sobre los pies y aterriza en las palmas de las manos.
  • Mantenlo unos segundos, respirando profundamente y dejando que la columna se alargue.

Al practicar de forma regular todas estas posturas podrás mantener a la raya el estrés y la ansiedad, pero también aumentarás tu flexibilidad y salud articular.


Fuente