A muchas personas, sobre todo a los niños, no les gusta comerse la fruta pasada, es decir, cuando está demasiado madura.

No obstante, es un momento en el que la fruta está en su punto máximo de dulzor y cremosidad, lo cual la convierte en el ingrediente ideal para muchas recetas.

En este artículo te proponemos 6 maneras sencillas y saludables de aprovechar la fruta pasada para sorprender a toda la familia.

1. Bizcocho de fruta pasada

Al hacer una receta con fruta pasada, nunca la presentaremos así. Sin embargo, es una de las mejores opciones para aprovecharla, ya que va a dar más dulzor al bizcocho y nos permitirá usar menos cantidad de azúcar, la cual no es demasiado saludable.

También aportará mucha jugosidad y evitará que el bizcocho quede seco.

Las frutas más recomendadas para usar en los bizcochos son los plátanos, las manzanas, los melocotones, los albaricoques, las fresas, los mangos y las ciruelas. Debemos evitar las que contengan demasiada cantidad de agua.

Según nuestros gustos podemos triturarlas completamente con la batidora, o bien dejar algunos trozos más grandes.

2. Batidos nutritivos

Batidos nutritivos

Los batidos son la solución perfecta para solucionar un desayuno o una merienda de manera rápida y saludable. Además, les gustará a todos nuestros comensales, ya que podremos añadirle los ingredientes que queramos para darle diferentes de sabor (como por ejemplo cacao, canela, vainilla, etc.).

Entre otras ideas y combinaciones, puedes disfrutar de los siguientes batidos:

  • Plátano y cacao, muy energético.
  • Manzana y canela, dulce y sabroso.
  • Fresa y vainilla, suave y delicado.
  • Pera y jengibre, refrescante y depurativo.
  • Mango y aguacate, tropical y nutritivo.

Los batidos nos permiten, también, añadir ingredientes con propiedades medicinales que pasarán casi desapercibidos, como hojas de espinacas, levadura de cerveza, maca, polen, germen de trigo o aceite de coco virgen extra.

A diferencia de los jugos licuados, los batidos nos aportan una buena cantidad de fibra y son muy saciantes.

3. Gelatinas con agar agar

Las gelatinas son un postre muy sano. No obstante, las que venden ya preparadas suelen contener una gran cantidad de azúcar blanco o edulcorantes, colorantes, conservantes, etc.

Es mucho más sano y natural prepararlas en casa con la fruta pasada que nadie se quiera comer.

Para ello proponemos usar como base el agar agar, una gelatina de origen vegetal, ya que es una alga muy beneficiosa para nuestro sistema digestivo.

¿Cómo las preparamos?

  • Debemos disolver el agar agar (10 g por cada litro de líquido) en agua fría, mezclarlo con los ingredientes que hayamos elegidos y ponerlo al fuego.
  • Lo dejaremos hervir todo durante un minuto, sin dejar de remover y, a continuación, lo pondremos en los recipientes que deseemos donde lo dejaremos enfriar.
  • Cuando esté tibio lo podemos guardar en la nevera para que termine de cuajar.

4. Helados saludables

Helados saludables

¿A quién no le gusta un helado? El problema es el mismo que con las gelatinas, y es que suelen llevar muchos ingredientes poco saludables de los cuales podríamos prescindir si los preparamos en casa.

Además, los helados de fruta, aunque sean de fruta pasada, convierten este postre en una alternativa saludable para tomar de vez en cuando sin remordimientos.

  • La base de los helados será siempre crema de leche, el ingrediente que aportará la cremosidad al helado.
  • También podemos jugar con frutas consistentes como el aguacate o el plátano para dar cuerpo al helado a la vez que reducimos la cantidad de crema.
  • Solamente nos faltará añadir el endulzante (azúcar moreno, miel de caña, miel de abeja, etc.) y los ingredientes que queramos incluir: trocitos de fruta, frutos secos, chocolate, esencias, etc.

5. Salsas para dulce y salado

La fruta pasada nos permite elaborar salsas dulces para acompañar bizcochos, crepes o gofres, pero también salsas con un toque salado, tipo chutney, para acompañar carnes.

El chutney es un tipo de salsa de la cocina hindú en el que se mezclan frutas como el mango, coco, naranja o manzana con otros ingredientes como el ajo, el curry, la menta, la lima, la canela, la mostaza, el jengibre, el cilantro, el fenogreco o el tamarindo.

El resultado es una mezcla de sabores sorprendente que ofrecen un plato de carne mucho más original y digestivo.


Fuente