En este artículo vamos a hablar de dos cosas fundamentales en la vida del ser humano.

La primera de ellas es la piel, uno de los órganos más importantes del cuerpo debido a su función.

La segunda son los alimentos, encargados de brindarle energía al organismo.

La piel

No es solo para verse bonita; como ya hemos dicho, se considera como uno de los órganos más importantes, gracias a su función protectora.

La piel no solo se encarga de proteger otro tipo de órganos internos, como los músculos, sino también de manifestar cualquier tipo de enfermedad o padecimiento.

A pesar de estar compuesta por un tejido similar, esta tiene una característica bastante peculiar: su grosor no es igual en todas las zonas del cuerpo, por lo tanto, existen lugares más sensibles que otros.

Entre las funciones más relevantes de la piel se encuentran:

  • Contribuir a la hidratación del organismo.
  • Reproducción celular.
  • Secreción de sustancias.
  • Excreción.

Los alimentos y la piel

Hay un sinfín de alternativas que giran en torno al mantenimiento y al cuidado de la piel. Hay quienes se decantan por los productos cosméticos, incluso médicos.

Sin embargo, dejan de lado el factor más relevante: la alimentación.

¿Por qué los alimentos son importantes para la piel?

Estos no se encargan únicamente de proveer energía al organismo; también aportan grandes cantidades de nutrientes, proteínas y otro tipo de sustancias benéficas para el mismo.

La piel necesita de estas para mantenerse en la mejor de las condiciones posibles. Por eso, es fundamental una adecuada elección de los productos alimenticios.

Con base en lo anterior, vamos a enumerar una serie de alimentos perfectos para favorecer el cuidado y optimizar la salud de la piel. Comencemos.

1. Aceite de oliva

Beneficios del aceite de oliva

Sin duda alguna, este es uno de los alimentos más utilizados en pro de la piel; no solo su consumo es favorable, sino que también se aconseja su empleo de manera tópica.

En primer lugar, el aceite de oliva contribuye a la regeneración celular de la piel, todo gracias a sus ricos compuestos en ácidos grasos omega 3.

No obstante, los beneficios de este aceite no terminan aquí. Este también nos aporta grandes cantidades de vitaminas E y K.

Gracias a estos nutrientes está considerado como un gran antioxidante natural.

Su consumo favorece la protección de la piel y la hace ver más joven.

2. Tomates

Tomates, para quiénes, cuánto y cómo

Sin duda alguna, al citar alimentos saludables para la piel, debemos hacer un listado con antioxidantes naturales; y ninguno mejor que el tomate.

El licopeno es un poderoso componente presente en el interior de este vegetal y es el encargado de brindarle tan magnífica propiedad al mismo.

Consumido de forma regular, el tomate protege la piel no solo de la acción de los radicales libres, sino también de los rayos ultravioleta (UV) provenientes del sol.

Como dato, destacamos que el tomate aporte mayor cantidad de licopeno cuando está cocinado.

3. Brócoli

alimentos alcalinos brócoli

Quizá, el brócoli es uno de los alimentos menos preferidos para algunas personas.

Más allá del tabú de su sabor, este vegetal es uno de los más saludables en el mundo; sus componentes favorecen al organismo en general, incluyendo la piel.

Comer de manera regular una porción de este vegetal favorece la protección de los tejidos cutáneos, especialmente de los rayos del sol.

Esto se debe a la estimulación enzimática, la cual actúa directamente sobre la piel y los cuerpos extraños alojados en ella.

 

4. Frutos secos

Frutos-secos

La vitamina E es uno de los componentes más adecuados para contribuir a la salud de la piel. Uno de los alimentos más ricos en esta son los frutos secos.

Entre los frutos secos más consumidos hoy en día encontramos tanto las almendras como las nueces.

Y no solo por su exquisito sabor ni por la vitamina E, sino también por el alto contenido de fibra. La combinación de estos las convierten en increíbles antioxidantes naturales.

Se recomienda incluirlos como pasabocas en horas de la tarde, o para conformar desayunos balanceados. Su ingesta también ayuda a evitar el envejecimiento de los tejidos cutáneos.

La mayoría de frutos secos también se componen por vitaminas A, E y F, además de ácido fólico y zinc.

Todos estos nutrientes favorecen la producción de colágeno, y eliminan los líquidos retenidos.


Fuente