Tener un jardín de hierbas aromáticas en casa es una gran idea. Te permite tener siempre a mano tus preferidas para añadirlas a tus platos favoritos. Y no necesitas grandes conocimientos ni siquiera, en este caso, una pizca de tierra. Estas aromáticas que relacionamos a continuación son las que se usan habitualmente para condimentar preparaciones gastronómicas y puedes cultivarlas en un vaso de agua.

Y quien dice un vaso de agua dice cualquier recipiente de cristal. Los tarros de cristal de conservas son excelentes para este fin. Vamos a ver pues qué aromáticas puedes cultivar de esta forma tan sencilla y original.

El cilantro es un ingrediente que no puede faltar en algunos arroces, guisos y muchos otros platos. En los de la cocina mexicana no puede nunca faltar el cilantro así como en muchas otras. Pondremos el cilantro en un lugar bien soleado o en sombra parcial.

Lavanda huele increíblemente bien y se puede hacer con ella un té o un aceite. Se utiliza para aliviar la depresión, migrañas y calambres y también para inducir el sueño. La lavanda prefiere lugares soleados y con una gran cantidad de aire fresco.

El cebollino aporta un suave sabor y aroma, así como textura, a multitud de preparaciones culinarias. Su cultivo es fácil y sólo necesita una localización con mucha luz.

La melisa se usa medicinalmente para el alivio de la ansiedad, mejorar la digestión e inducir el sueño. La colocaremos en un lugar bien soleado.

El tomillo es otra hierba aromática de origen mediterránea y rica en aceites esenciales. También necesita mucho sol para crecer. Se suele desecar cortando los tallos casi a ras de suelo y colgándolo en ramilletes en un lugar seco, fresco y con poca luz. Sus flores también se usan para condimentar y decorar diversos platos.

La albahaca necesita entre 6 y 8 horas de luz solar cada día. Si vives en un lugar muy cálido es aconsejable que permanezca a la sombra en las horas centrales del día. Ingrediente fundamental en muchos platos de la cocina italiana.

La menta o hierbabuena se puede usar en infusión o como condimento. Crece mejor en lugares con sombra parcial o total, aunque luminosa.

El orégano es otra de las hierbas aromáticas básicas en la cocina mediterránea en general. Necesita mucho sol y puede usarse tanto en fresco como desecado.

El romero es otra hierba aromática de origen mediterráneo y de las que más sol necesitan. Se usa sobre todo para el aliño de carnes por su fuerte aroma y sabor.

La salvia se usa en diversos preparados a base de huevos, pollo, cordero o piña. Necesita buena iluminación pero no demasiado sol directo.

La mejorana se usa tanto para la cocina como para preparados cosméticos. En la cocina sirve para aliñar platos de pollo y otras carnes. Es también un ingrediente presente en la composición de ciertas lociones y jabones de baño.


Fuente