El hígado es uno de los órganos más grandes e importantes del cuerpo humano.

Se estima que recibe 1,5 litros de sangre cada minuto y es el encargado de intervenir en funciones vitales como la depuración, la síntesis y el almacenamiento de los nutrientes.

No obstante, debido al consumo excesivo de alimentos procesados y los malos hábitos, como el sedentarismo y la ingesta de alcohol, se sobrecarga en sus tareas y tiene dificultades para realizarlas de forma óptima.

Como consecuencia, se van generando una serie de reacciones negativas en la salud que pueden empeorar con el paso de los días.

Debido a esto es primordial proporcionarle los ingredientes necesarios para impulsar su limpieza y evitar su deterioro.

Para conseguirlo podemos incrementar el consumo de algunos alimentos saludables que se pueden incorporar con frecuencia en la dieta.

¡Descúbrelos!

1. Manzanas

El ácido málico que contienen las manzanas sirve para disolver las piedras que afectan la salud de la vesícula biliar.

Su alto contenido de fibra y antioxidantes estimula la eliminación de las toxinas para lograr un trabajo hepático más eficiente.

2. Cúrcuma

Algunos aseguran que la cúrcuma es la especia favorita del hígado. Esto se debe a sus propiedades medicinales, que eliminan la sobrecarga de tareas que le provocan las toxinas y lo protegen frente a las enfermedades crónicas.

Su compuesto activo, la curcumina, actúa como un poderoso antiinflamatorio y anticancerígeno natural que evita el desarrollo de las células malignas y otras alteraciones de la salud de este órgano.

También contiene poderosas enzimas digestivas que impiden la acumulación de colesterol y grasa.

3. Vegetales de hojas verdes

Vegetales de hojas verdes

Las hortalizas de hojas verdes son muy valoradas desde el punto de vista nutricional, debido a su alto contenido de vitaminas, minerales y potentes antioxidantes que cuidan la salud.

Su significativo aporte de fibra y compuestos alcalinos ayudan a eliminar los metales pesados y otras sustancias nocivas que dificultan las laboras del hígado.

Están indicados para incrementar el flujo de la bilis y estimular la desintoxicación de la sangre.

Algunos de los recomendados son:

  • La calabaza amarga
  • La rúcula
  • Las hojas de diente de león
  • Las espinacas
  • El brócoli
  • La coliflor
  • Las hojas de mostaza

4. Aguacates

El prodigioso aguacate es uno de los frutos más saludables para proteger este órgano. Su alto contenido de ácidos grasos esenciales y vitamina E controla el exceso de inflamación en el cuerpo y optimiza la filtración de la sangre para eliminar los desechos tóxicos.

El consumo de uno o dos aguacates a la semana es suficiente para limpiar el hígado y mejorar su función.

5. Las nueces

Nueces

Las nueces y otros frutos secos son una fuente natural de L-arginina, un aminoácido esencial que desintoxica el cuerpo y protege el hígado.

Su significativo aporte de glutatión y ácidos grasos omega 3 impide la intoxicación por amoníaco y controla la inflamación.

Estos nutrientes también mejoran la oxigenación de la sangre y aumentan la producción de glóbulos blancos.

6. Aceite de oliva

Considerado como el alimento infaltable de la dieta mediterránea, el aceite de oliva contiene lípidos saludables que impiden la acumulación de grasa y colesterol.

Un par de cucharadas crudas facilitan la expulsión de las toxinas acumuladas y disminuye la carga de desechos del hígado.

7. Remolacha

Remolacha

El jugo que se obtiene de la remolacha es un remedio desintoxicante que se recomienda cuando se presentan dificultades hepáticas.

Su enorme aporte de nutrientes esenciales elimina los metales pesados y facilita la limpieza de la sangre.

8. Zanahorias

Esta hortaliza rica en beta-carotenos agiliza la cicatrización de los órganos y apoya sus respectivas funciones.

Provee una buena cantidad de bioflavonoides, unos antioxidantes con poder anticancerígeno que inhiben la acción de las células malignas y los radicales libres.

9. Ajo

Esmalte de ajo

Los ajos se consideran como excelentes aliados para proteger la salud hepática y la de otros órganos vitales del cuerpo.

Activa la actividad enzimática y facilita la digestión de las grasas para impedir su acumulación en el hígado.

Contiene una sustancia conocida como alicina cuyo efecto antioxidante favorece la expulsión de los compuestos tóxicos.

10. Frutos cítricos

Los limones, las naranjas, el pomelo y demás frutos cítricos están cargados con poderosos antioxidantes naturales que apoyan las tareas de este órgano.

A cambio de muy pocas calorías aportan grandes cantidades de vitaminas C y E, además de potasio, magnesio, hierro y otros minerales esenciales.

Ahora que ya conoces los alimentos buenos para la salud de tu hígado, anímate a incluirlos dentro de tu plan de alimentación con más regularidad.

Te sorprenderá comprobar que cuidan tu cuerpo y promueven la sensación de bienestar.


Fuente